Fran Escribá y el Celta del futuro

Publicado 2019-06-07 14:31:16
El buen trabajo, en el fútbol como en la vida, siempre tiene sus premios y recompensas



En el contexto preciso del fútbol a veces la justicia llega en forma de una extensión de contrato, exactamente lo que le acaba de pasar a Fran Escribá, entrenador alicantino del Celta que tras haber conseguido la permanencia en Primera División ha sido premiado por la directiva con una prórroga del compromiso con el club hasta el año 2021. Semejante decisión ha llegado tras la buena parte final de temporada 2018-19 en la que el conjunto gallego ha conseguido evitar el descenso a la Liga 123, mejor conocida como Segunda División, gracias a una serie de buenos resultados que han permitido sanar las heridas de casi dos meses sin victorias. El técnico, que estuvo sin equipo por más de año y medio tras haber sido destituido por el Villarreal en el octubre de 2017, ha llegado a Vigo para levantar un equipo hundido tras una serie de cambios de entrenador y, sobre todo, tras la lesión muscular al sóleo derecho de Iago Aspas, capitán y principal anotador del conjunto celeste.

 

Su llegada ha terminado dando los frutos esperados, ya que con Escribá el Celta ha tenido un impulso hacia arriba, aunque ha sido clave la vuelta a la titularidad de Aspas. De hecho, la victoria por 3 a 2 contra el Villarreal ha sido fundamental para volver a creer en la permanencia. Escribá, que no destaca como uno de los entrenadores que mejor aprovechan las sustituciones en la Liga Santander, ha hecho hincapié en su capitán y en el juego asociado entre él y el delantero Maxi Gómez para poder sacar a flote al equipo. No es una casualidad que una de las virtudes del equipo vigués ha sido la contundencia de su ataque, que se ha elevado al sexto lugar entre las mejores delanteras de la Liga Santander con 53 goles en total (20 de los cuales marcados por Aspas). Con jugadas directas y asociadas, es decir de manera bastante variada, Escribá ha sido capaz de enderezar el rumbo de un equipo totalmente perdido de enero a marzo, y no solamente por la lesión de su capitán y jugador más importante. Las gestiones de Antonio Mohamed y de Miguel Cardoso habían sido bastante flojas, lo que supuso un tercer cambio de rumbo durante la temporada y al final la apuesta sobre el técnico alicantino ha pagado. 

 

Tras la agónica salvación en la recta final, Escribá se postula entonces como el futuro mandatario del fútbol del Celta, esperando en una serie de fichajes que puedan aumentar el nivel mediano de una plantilla con buenas bases. El año que viene Balaídos querrá volver a luchar por objetivos más nobles, y para ello tanto el técnico como los jugadores deberán tratar de encontrar la justa cohesión desde el primer momento. El futuro del Celta está en los pies de Aspas y en la cabeza de Escribá.

0 Comments

Add new comment




INSTAGRAM @radiomarcavigo